Julieta

Julieta

lunes, 4 de abril de 2016

Primer dia de colegio

Ya está! Lo he hecho!! He dejado en el colegio a Julieta por primera vez. Entró muy contenta vestida con su pequeño uniforme azul, saludó a su maestra con un tímido Hi! y me dejó con el corazón en un puño y luchando por aguantar las lágrimas. Hablaré más adelante en detalle de lo que este este momento me ha supuesto a nivel emocional y también de todos los pasos que nos han llevado a entrar por la puerta de esta escuelita, pero, no quiero dejar pasar esta oportunidad de escribir una entrada en mi primer "Dia Mundial de la Concienciación sobre Autismo" como blogger.

Existen durante el año y durante la vida en general momentos que son una llamda a la nostalgia. Fin de año, el cumpleaños, la noche de la lectura de Tesis, una boda, un funeral, el primer día de colegio. Por eso existen los álbumes de fotos y las cajas de recuerdos. A veces me pregunto si las nuevas generaciones seguirán experimentando esta necesidad de vuelta al pasado en esta era tecnológica de tsunamis de fotos, Vine de 6 segundos y Snapchat. Yo he tomado fotos como todas las mamás en la puerta del colegio y ya en casa he empezado a recordar todo lo que hemos avanzado desde el día que nos dieron su diagnóstico y todo lo que hemos aprendido desde entonces y me he dispuesto a retomar el blog. Porque, cuando estaba desesperada en busca de auxilio y creía que nadie sentía tanto y tan profundo como yo, me encontré con un grupo de madres y padres que me reconfortaron con sus palabras y me enseñaron después que se puede dar batalla y en muchos casos a ganar. En esa comunidad internacional de padres especiales, existe una gran máxima que se ha vuelto ya un paradigma. "No importa cuán menudo suene tu discurso entre el ruido del bullicio general, tienes la obligación de empujar el cambio" Como sabiamente dice el Dalai Lama: "Si crees que eres demasiado pequeño para contribuir a que cambien las cosas, intenta dormir con un mosquito en la habitación"
El sábado fue el día internacional de concienciación sobre el autismo y los diversos colectivos de apoyo realizaron diferentes campañas de visibilización que, como no podia ser de otro modo cuando de nuestros hijos se trata, molestaron a unos y emocionaron a otros. Aún como recién llegada a la comunidad de madres y padres azules, sé que esto ha generado una especie de cisma en el grupo donde algunas familias sienten que sus hijos no están representados en la imagen que el otro grupo está dando del autismo. Yo misma me he sentido insultada por alguna imagen que en los medios se da de las personas con TEA. Una buena conclusión para toda esta polémica podría ser que existen tantos autismos como personas dentro del espectro. Este es otro motivo por el que me he decidido a volver a escribir. Porque estar callada es dejar que otros hablen por ti, mostrar nuestra realidad es la mejor forma de contribuir a sentirte identificada con la etiqueta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario